Estancia dirigida a artistas emergentes en el refugio juvenil de Guetadar.

Resumen

La propuesta se plantea como una residencia artística de dos semanas de duración que tendrá lugar en el refugio juvenil de Guetadar y que invita a artistas emergentes a establecer un diálogo con el entorno de Ezprogui y el valle de La Vizcaya. La propuesta se interesa por prácticas que experimentan con formas de arte colaborativo e in situ y propondrá a los residentes un calendario de actividades dirigido a promover el intercambio de prácticas y saberes, abriendo para ellos oportunidades de colaboración que se extiendan más allá de la propia residencia. Los artistas residentes trabajarán junto al equipo organizador sobre cuestiones que son comunes a las realidades rurales contemporáneas, partiendo del contexto específico de Ezprogui y sus singularidades. La propuesta parte del estudio de La Vizcaya, un valle casi deshabitado de cuya historia reciente emergen muchas problemáticas presentes en otros contextos rurales de nuestra comunidad. El eje principal que aúna a los demás temas es lo rural; en torno a este emergen cuestiones medioambientales, de despoblación, de memoria o ecología política. En este sentido, la presencia de la finca de experimentación forestal de Sabaiza es un aliciente único para hacer un ejercicio de conocimiento situado. Así, el proyecto pretende ser una lectura de temas de gran relevancia desde su traducción local y concreta. De la selección de los artistas se encargará el comisario o comisarios responsables de desarrollar la idea y organizar la residencia. Se seleccionarán un número máximo de 8 artistas teniendo en cuenta los intereses de la investigación, con preferencia por propuestas vinculadas al territorio y procurando siempre la mayor diversidad de discursos, puntos de vista y prácticas artísticas.

Objetivos

- Impulsar la práctica de artistas emergentes navarros de cualquier disciplina, ofreciéndoles la posibilidad de desarrollar y dar a conocer su obra, así como de generar vínculos con otros artistas de la comunidad. - Promover encuentros dirigidos a generar redes de afectos entre agentes de la comunidad artística, entendiendo la convivencia y la transmisión de saberes como lugares desde los que fortalecer dicha red. - Impulsar formas de arte colaborativo, in situ y basado en procesos. - Posibilitar prácticas poco ortodoxas o heterogéneas que no encuentren espacio en los circuitos artísticos establecidos. - Apoyar la producción y la difusión del arte contemporáneo en la región. - Promover prácticas que emancipan el arte contemporáneo de su hegemonía urbana, colaborando a descentralizar la cultura más allá de Pamplona-Iruña. - Introducir nuevas dinámicas en el ámbito de la producción cultural desde el ámbito rural. - Reflexionar sobre las problemáticas que atraviesan las realidades rurales contemporáneas a través de las herramientas del arte contemporáneo. - Investigar y hacer público el caso de La Vizcaya como caso paradigmático que encierra cuestiones relacionadas con el concepto de post-naturaleza. La residencia se sumaría así a las iniciativas culturales que el ayuntamiento de Ezprogui y la comunidad vienen promoviendo los últimos años en relación a La Vizcaya. - Acercar la comunidad artística a la realidad local y viceversa, para articular nuevas lecturas de la misma. - Activar y diversificar los usos del refugio juvenil de Guetadar.

Lugares de realización

Refugio juvenil de Guetadar en el valle de La Vizcaya.

Personas a las qué esta dirigida

Artistas emergentes de cualquier disciplina.

¿Qué se va a hacer?

Una residencia artística. Un programa de investigación. Una exposición colectiva. La residencia ofrece honorarios, alojamiento, manutención y espacio de trabajo. El espacio de residencia acogerá a los seis residentes y a las personas encargadas de la gestión y la organización. El refugio de Guetadar cuenta con espacio más que suficiente para asegurar unas condiciones de trabajo que permitan el pleno desarrollo de cualquier tipo de proceso artístico. Además, se prevé que la mayor parte de las actividades tengan lugar al aire libre y en los espacios comunes. El programa se estructura a través de un calendario de actividades autogestionado, flexible y colaborativo. Los organizadores propondrán temas, actividades y distribución de tiempos, pero los residentes también. Se pretende integrar el tiempo de trabajo individual y conjunto, el tiempo de ocio y aquél dedicado a las tareas cotidianas. Todos los participantes serán co-responsables de estas tareas, tanto las cotidianas como las artísticas; se exige, por tanto, un espíritu propositivo, colaborativo y respetuoso en el que siempre hay espacio para propuestas de los residentes. Los resultados de la residencia serán artísticos, teóricos y prácticos. Los resultados artísticos se compondrán del trabajo producido por los residentes que se mostrarán en una exposición colectiva. Además, se pretende generar un trabajo teórico que quedará registrado y que sentará las bases del proyecto de investigación. Para ello se llevará a cabo una labor de documentación de las cuestiones y problemáticas que atraviesa el valle vistos desde la perspectiva artística de los residentes. En cuanto a resultados prácticos, se pretende involucrar de manera consciente pero también natural e inevitable a los vecinos de Ezprogui mediante encuentros y actividades.

Volver al listado